El cabello hidratado se siente suave, blando y sedoso con un gran brillo saludable y queda ‘asentado’. ¿Parecería ser el tipo de cabello que todas soñamos, verdad?

En realidad, muchas de nosotras dirán que nuestro cabello tiene tendencia a estar áspero, seco e incluso pajoso, muy lejos del cabello espléndido que vemos en los anuncios.

Si tienes el cabello de ese modo, probablemente necesites el mejor tratamiento de hidratación capilar para volver a tener un cabello saludable. ¿Pero cómo sabes lo que necesitas? Y, en primer lugar, ¿por qué tu cabello está seco?

Lee a continuación para saber cómo puedes obtener una rutina de hidratación para el cabello completa. Imagina que es una hoja de referencia sobre cómo hidratar el cabello.

¿El cabello necesita hidratación?

Antes de explicar los tratamientos de hidratación para el cabello necesarios para defender tus rizos del daño, debemos saber en primer lugar por qué necesitamos hidratación.

La hidratación ayuda a proteger tu cabello de los factores de estrés externos, como condiciones de clima extremo. Se trata de algo más que el brillo y cómo luce externamente. La hidratación también es muy importante para evitar el quiebre y mejorar la elasticidad del cabello (¡los motivos para acondicionar el cabello se siguen acumulando!)

Nuestro cuerpo produce naturalmente aceites del cuero cabelludo para hidratar el cabello. El aceite (sebo) se desplaza desde la raíz, baja por el tallo y lo hidrata. Pero en ocasiones, los aceites que producimos naturalmente no son suficientes. Según el tipo y el estado del cabello, posiblemente necesites ayuda de los productos acondicionadores para mantenerlo hidratado.

Los tipos de cabello rizado y grueso necesitan hidratación debido a su estructura natural, que dificulta que los aceites naturales bajen por las hebras del cabello debido a su forma y, como consecuencia, quedan más secos. La hidratación ocupa estos espacios de sequedad en la estructura del cabello. El cabello fino o lacio también necesita hidratación, pero posiblemente menos, solo desde la mitad para evitar el aspecto ‘pesado’. ¿Pero cuáles son los factores que más contribuyen al cabello seco y frágil que se siente áspero, en especial en las puntas? Sigue leyendo para conocer las causas del daño y cómo puede ayudar la hidratación.

Hidratación en cabello seco y dañado

Nuestro cabello refleja de manera muy visible lo que hacemos con él. Cuando lo teñimos, lo peinamos con herramientas y usamos tratamientos de peinado regulares, cada una de las hebras siente ese desgaste. Todo ello, además de los factores de estrés externos como la radiación ultravioleta, la contaminación y el clima pueden derivar en daño y un cabello que se siente y se ve seco y frágil. La sequedad es en realidad el principal signo visible que indica que tu cabello está dañado.

Míralo de este modo: si colocas una gota de agua sobre una placa caliente de una herramienta para peinar, hierve y se evapora. ¡Ahora imagina lo que le ocurre a tu cabello cuando utilizas alisadoras o rizadoras! Al usar estas herramientas, le quitas al cabello la hidratación natural.

Este es el comienzo de un círculo vicioso: el cabello dañado no tiene hidratación, el cabello seco se debilita, queda sensible y más propenso a mayor daño y quiebre.

Entonces, la clave para un cabello espléndido y de aspecto saludable implica mantener el nivel correcto de hidratación en todo momento.

Hidratación y cabello con frizz

El cabello saludable tiene una estructura densa y puede absorber el 30 % de su propio peso en agua; sin embargo, el cabello seco y dañado es más poroso y absorberá casi el doble de esa cantidad y el cabello tendrá frizz y estará indisciplinado. La humedad son las gotas de agua microscópicas del aire que el cabello seco y dañado absorbe para llenar los espacios de la estructura del cabello. Por ello, cuanto más hidratado esté tu cabello, menor será la posibilidad de absorber la humedad y generar frizz. En resumen, ¡los niveles de hidratación saludables permiten tener un cabello más dócil! El cabello dañado estará más seco y, por eso, más propenso al frizz.

Cuando está saturado, los aceites naturales del cabello no pueden mantener la cantidad adecuada de hidratación y por eso necesitas compensar esa acción con los productos hidratantes adecuados. Lo mismo ocurre con el cabello rizado y seco en las puntas debido a la estructura del cabello.

Afortunadamente, puedes hacer varias cosas para asegurarte de que el cabello esté hidratado al máximo. Sigue leyendo para conocer nuestros pasos simples de hidratación capilar.

Cómo hidratar el cabello en 4 pasos para combatir la sequedad y el daño

  1. Elige el shampoo hidratante correcto
    Para obtener hidratación absoluta, todos los aspectos del régimen de cuidado capilar deben tener como finalidad hidratar el cabello. Si tienes cabello seco y dañado, asegúrate de usar un shampoo ligeramente hidratante. De esta manera, no quitarás los aceites naturales del cabello (que podrían hacerlo más seco y vulnerable) y, además, devolverá la nutrición a sus niveles saludables. El Shampoo Cuidado Clásico de Pantene, que contiene un shampoo nutritivo, hace exactamente eso. Son como multivitaminas para tu cabello, que combina una mezcla potente de nutrientes clave para tener un cabello 100 % más nutrido y fuerte*.

  2. Elige un acondicionador hidratante
    Los acondicionadores suavizan el cabello al depositar agentes acondicionadores que llenan los espacios de la estructura capilar y lo dejan mucho más sedoso y suave después del uso. La mayoría de nosotras (o todas) incluimos una buena crema hidratante como parte esencial de nuestro régimen de cuidado de la piel, pero no todas lo hacemos con nuestro cabello. Piensa en un acondicionador hidratante que calme la sed de tu cabello como un paso regular esencial de tu régimen de cuidado de la piel.
    Si tienes cabello seco, cambia tu acondicionador regular a uno un poco más potente, como nuestro Acondicionador 3 Minute Miracle Hidratación Extrema para nutrir el cabello y dejarlo hidratado todo el día. Este producto actúa como un tratamiento intenso, pero está formulado para uso diario. Junto con el shampoo, el cabello estará visiblemente más suave Y fuerte. Después de todo, no solo el exterior de tu cabello se verá más saludable, sino también el interior.
    Cuanto más fino y delgado sea tu cabello, más liviana será la fórmula que necesites. ¡Si tu cabello se aplasta con facilidad, necesitas un acondicionador en espuma! Repair & Protect Foam Conditioner te ofrece toda la hidratación que necesitas sin aportar peso, y te ayuda a reparar tu cabello y protegerlo del daño.
    Lo mismo ocurre con los tipos de cabello más gruesos. El Acondicionador 3 Minute Miracle Rizos Definidos fue diseñado específicamente para los cabellos ondulados y rizados afro y es la solución ideal para asegurarte de que la hidratación llegue hasta las puntas del cabello rizado.

  3. Utiliza un tratamiento de hidratación semanal
    Si tienes cabello excepcionalmente seco y áspero propenso a tener abundante frizz, prueba nuestro Tratamiento Restauración de Pantene. Es como un gran vaso de agua para tu cabello deshidratado. Y es fácil de usar. Simplemente deja que tu cabello absorba la fórmula hidratante (solo bastan unos pocos minutos) y tu cabello quedará protegido de la humedad y los factores de estrés externos que pueden causar daño durante todo el día. Es el tratamiento de hidratación ideal para el cabello. Úsalo de 2 a 3 veces por semana hasta que tu cabello se vea y se sienta nuevamente revitalizado, luego úsalo una vez por semana.

    No olvides que el aceite seco también puede ser un buen aliado para los días en que no te lavas el cabello para devolverle la hidratación que necesita. Hemos diseñado el Micelar Hair Booster para nutrir tus cabellos y protegerlos del quiebre. Si tienes cabello fino, usa este aceite para obtener el acabado brillante y dinámico sin aportar peso.

  4. Cuídate con una dieta y un estilo de vida positivo
    Algunos simples cambios en tu estilo de vida podrían marcar la diferencia en el estado de tu cabello. Incluir a tu dieta alimentos ricos en Omega 3 (como palta y salmón) es ideal para promover el crecimiento del cabello saludable. Trata de secar menos el cabello con secador y ten cuidado al secarlo con toalla para no quebrarlo. Usa un protector, como la Crema para Peinar Restauración cada vez que lo seques con secador o uses herramientas para peinarlo.

    Si vas a nadar en agua salada o con cloro, no olvides lavar tu cabello después e hidratarlo adecuadamente con un tratamiento profundo, como la Ampolla/Ampolleta Hidratación Extrema.

    Utiliza estos productos para hidratar el cabello y sentirás la diferencia y el disfrute de tener el cabello sano y fuerte que tanto deseas todos los días. Esperamos que ahora comprendas la importancia de la hidratación para el cabello dañado, y cómo llenar esos espacios en la estructura capilar para tener un cabello más suave, dócil y saludable. Seguramente alcanzarás los objetivos relacionados con tu cabello en muy poco tiempo.

¿Fue útil este artículo?